Aprende a poner límites

Aprende a poner límites

Nuestra cultura, educación e incluso religión, va en contra, muchas veces, del propio ser humano. Nos han enseñado muchos protocolos, normas… para estar en relación con la sociedad, pero esto muchas veces, va en contra de lo que deseamos hacer, de cómo nos queremos relacionar, etc. El servicio al otro; cubrir las necesidades de l@s demás; estar pendiente del cuidado de tu familia… y sí, pero… ¿Dónde queda mirarme a mí mism@? Nos han hecho creer que si hacemos aquello que deseamos y queremos, muchas veces, estamos siendo egoístas. Esta inercia de complacer al otro sin mirarme a mí mism@, distorsiona nuestra autoestima, ya que quererme a mí mism@, puede parecer egoísmo.

Poner límites fuera, es decir, a l@s demás, cuando sintamos que es necesario para nuestro bienestar, no es sólo un derecho, sino que es casi un deber para con nosotr@s mism@s. Nos cuesta poner límites, la mayoría de veces, porque nos falta poder personal, seguridad y sentido del amor propio. Nos han educado o más bien, adiestrado, y sobretodo a las mujeres, para complacer y sacrificarnos por l@s demás. Todo y que esta inercia va desapareciendo con las nuevas generaciones, queda aun mucho “trabajo” que hacer para sanarla.

Para nuestra evolución, se hace imprescindible decir “no” a una situación o persona, cuando sentimos que nos está retrasando en nuestra evolución para conseguir el tan preciado bienestar personal; cuando nos sentimos maltratad@s, ya sea en la esfera pública como el la privada; cuando sentimos que renunciamos a nuestros valores; cuando sentimos que nos estamos sacrificando; cuando sentimos que no hay equilibrio entre el dar y el recibir… y así un largo etcétera.

No nos damos cuenta que el no poner límites, significa que no nos estamos respetando, y esto hace que no encuentre respeto fuera, es decir, que l@s demás no me respeten. 

Tampoco contemplamos la idea de que si continuo sin poner límites al otro, no sólo estaré entorpeciendo mi camino evolutivo, sino el del otro también, ya que no estaremos dejando que se capacite así mism@, que evolucione y aprenda de sus experiencias.

Decir NO a situaciones no deseadas es darnos un SÍ a nosotr@s mism@s.

 

En mis sesiones tanto individuales como grupales, es un tema recurrente, ya que es primordial aprender a relacionarnos, y esto pasa por aprender a decir NO.

Si sientes que necesitas recursos para aprender a poner límites, contacta conmigo. Realizo entre 8 y 10 sesiones para trabajar estos temas. Las sesiones pueden ser online o presenciales.

Si quieres más info, escríbeme a: nur@nurdesarrollo.com

Mucha fuerza y poder personal!!

Rocío

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: